JAÉN, JOYA DEL RENACIMIENTO